El entorno

Rodeado de alcornoques, olivos, cerezos y castaños surge un espacio en el que la tranquilidad está garantizada. El retiro de San Pedro es un sitio privilegiado situado en medio del Valle del Tiétar, un lugar característico por las numerosas gargantas y riachuelos que abundan en una zona con un paisaje y encanto especiales.

Con un microclima muy diverso y único en el mundo, cada estación del año tiene un encanto especial, ya bien sea el Otoño con la etapa micológica, las castañas o la caída de la hoja que pone un toque rojo y amarillo a los bosques, o bien el invierno que hace de la sierra nevada de Gredos un paraíso a los ojos de cualquiera. Y por supuesto la primavera que con tanta diversidad de flores crea un manto multicolor lleno de vida y buenos olores.

Además que mejor lugar que el valle del Tiétar para disfrutar de un verano lleno de múltiples piscinas naturales, gargantas y ríos de agua cristalina para perderse y disfrutar de este paraíso situado a tan solo 140km de Madrid.

El gran contraste entre la altitud de las cumbres de Gredos y el valle, han dado lugar a una gran cantidad de recursos naturales que favorecen la gran diversidad y amplitud de su fauna y flora al estar situado en la vertiente sur de la Sierra de Gredos.

La Sierra de Gredos es una de las sierras más extensas del sistema central, declarado en mayor parte como parque regional. Allí se encuentra “El circo de Gredos” ¡Una de las joyas de la corana! Este circo Glaciar permite al senderista caminar por las bonitas lagunas y cumbres de la vertiente Norte de la Sierra de Gredos.

En el fondo del valle, el paisaje de la vega formado por bosques de ribera llenos de pastizales y pinares que ofrecen un bello paisaje a los visitantes. Pudiendo apreciar la belleza de enebros, jaras y tomillos. En esta franja se asienta durante el periodo reproductivo una de las especies en peligro de extinción: La cigüeña negra. También comparten este entorno una rica variedad de aves rapaces como el águila culebrera, el milano real o el gavilán. Todas estas aves se aprovechan de la riqueza forestal del valle.

En la zona intermedia aparecen las formaciones boscosas con encinares y pinares, alternándose con ellas predominan los paisajes eco-culturales como los bancales de olivo, cerezos, castaños, avellanos e higuerales. En esta zona la avifauna forestal es muy extensa: culebreras, ratoneros, herrerillos… además son bastante comunes el jabalí, el corzo, el zorro y el ciervo.

En la parte más alta, con unas temperaturas inferiores, la flora es muy variada con piornales y pastos, matorrales y pinos silvestres. La fauna en esta franja es muy diversa, siendo el símbolo de la Sierra de Gredos la cabra montés, además otros animales tan especiales como el águila real y el buitre negro.